top of page
  • CECE

El comercio local ceutí `se ahoga´: 1.204 locales cerraron en los últimos años


"No es solo una percepción" de los pequeños comerciantes de Ceuta, con los que El Pueblo ha conversado, sino que las cifras demuestran la "tendencia descendente" por la "disminución de la clientela potencial" producida tras el cierre de la frontera con Marruecos en 2020.


El Asador `Los Jardines´, ubicado junto a las Murallas Reales de Ceuta, solía comprar a Adil, carnicero de `El Mercadito del Barrio´, en Jáudenes, "unos 30 kilos de carne al mes". A partir del año 2020, y coincidiendo con el cierre de la aduana comercial y frontera con Marruecos, la cantidad requerida ha ido decreciendo, hasta que en la actualidad "la compra no supera los 9". "Casi la mitad de la clientela real" del asador, asegura uno de sus trabajadores, era marroquí. Ni el restaurante ni la carnicería se han visto obligados a hacerlo, pero 1.204 locales ceutíes cerraron entre 2020 y 2021, según la última actualización de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).




A unos metros de Adil, Safuan reabrió hace dos años `Complementos Noraín´, que heredara de sus padres. Lo hizo con el recuerdo de aquellos viernes y sábados en que el cuaderno de ventas se completaba. Pero "ya no es lo mismo", porque "más del 50%" de su clientela procedía de Marruecos.




Su testimonio y el de otros comerciantes locales ceutíes con los que este diario ha podido conversar se homogeneízan al analizar involución, causas y consecuencias. En primer lugar, la clientela y la venta se han reducido "casi a la mitad"; con respecto a las causas, la problemática parte del cierre de la frontera en 2020; y, por último, entre los efectos, el cierre de locales y la disminución del 15% del número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social. Por su lado, los que quedan, luchan por mantenerse. Juan Manuel Parrado, secretario general de la Confederación de Empresarios de Ceuta (CECE), matiza que "no es solo una percepción", sino que "las cifras hablan por sí solas".

El informe y las personas

La estructura del comercio local ceutí ha sido desgranada por la CECE en el informe `El sector del comercio en Ceuta´, que fuera presentado formalmente a la Consejería de Comercio, Turismo y Empleo, liderada por Nicola Cecchi, el pasado 7 de julio. Según el informe, y pese a que el sector de mayor peso en Ceuta es el público, ocupando un 45% de la actividad, casi el triple que la media nacional, el comercial es "el segundo sector más importante", suponiendo el 17%. Es "porcentualmente mucho más importante en Ceuta que en el resto del país, debido precisamente a la disminuida presencia del sector privado".


Partiendo de la "gran relevancia" del comercio en la ciudad autónoma, las conclusiones extraídas del informe y aclaradas por Parrado se agravan hasta llegar a la "ecatombe". Para éste, las cifras más alarmantes son las de la involución en los trabajadores afiliados a la Seguridad Social dentro del sector del comercio. Entre junio de 2019 y junio de 2023 se han perdido 715 afiliados. Se podría achacar a los efectos de la crisis resultante de la pandemia originada de la Covid-19, pero lo cierto es que las cifras no han parado de disminuir desde 2020, al contrario que en la totalidad del Estado español, donde se ha producido una "recuperación".

"Es cierto que la pandemia tuvo efectos, pero el cierre comercial de la frontera hace que mientras en España hubo un descenso inicial y una posterior recuperación, en Ceuta descendimos y se acabó", subraya. El número de locales abiertos, según los últimos datos "fiables" actualizados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que entre 2018 y 2021 se produjo el cierre de 937 locales. Más significativa, si cabe, es la evolución entre estos años.



Si en 2018 Ceuta contaba con 1.678 locales abiertos, en 2020 hubo un crecimiento hasta llegar a los 1.945, pero el año siguiente se produjo el mayor de los descensos recientes, dándose el cierre de 1.204 locales. De hecho, los ingresos obtenidos por estos negocios se han reducido de los 959.230 euros en 2018 a 760.999 en el año posterior al cierre de la frontera, 2021. Toda esta información teórica es `esclarecida´ por quienes han vivido el fenómeno en la práctica. Dilip, de la tienda de ropa Kokonuts, en la calle Real, cuenta que "todos quieren intentarlo, tienen esperanza, pero se sabe que no puede durar".

"Desde que la frontera cerró el comercio se ha venido abajo. La venta ha bajado muchísimo"

"Desde que la frontera cerró el comercio se ha venido abajo. La venta ha bajado muchísimo. El 21 tuvimos un buen año de venta, pero 22 y 23 que va. Este año se ha notado muchísimo". "Sobre todo este, ¿verdad?", pregunta su compañero de la tienda de al lado buscando una confirmación que finalmente encuentra. Quien ratifica su hipótesis es Enrique Serrano, de Ádama Woman, quien asegura que "están cerrando negocios, hay muchos locales vacíos. Muchos compañeros no están pudiendo resistir". "La clientela marroquí era casi la mitad de nuestras ventas", confiesa Enrique.

Irregularidades en la frontera marroquí

"Pero, ¿con esto vais a conseguir que abran la frontera?", interroga con cabeza gacha Mushra ante la llegada de El Pueblo a su pequeño local. La tienda de ropa y complementos `Noor´ abrió sus puertas frente al Mercado Central hace dos años, pero Mushra y su marido son comerciantes ya experimentados. "El autónomo tiene muchos gastos de por sí, entre seguros, alquiler, retenciones... Para conseguir salir adelante necesitamos clientes, y el vecino marroquí es muy importante para nosotros", explica.



Todos coinciden en que la personas procedentes de Marruecos suponían un alto porcentaje de su clientela real y potencial. Aunque no existen cifras rigurosas, "hay estimaciones que dicen que el volumen que generaba Marruecos en el sector comercial ceutí era de en torno al 30%", afirma Juan Manuel Parrado. El pasado 15 de diciembre, el BOE publicaba la prórroga de las restricciones en las fronteras de Ceuta y Melilla, por las cuales se mantiene la suspensión de la excepción Schengen. La consecuencia principal es que solo se permite el paso a Ceuta a aquellos que cuentan con visado o a los trabajadores transfronterizos con Tarjeta de Identidad de Extranjero en vigor.

Los empresarios quieren saber "el número de visados que se están emitiendo", cifras que continúan sin obtener

"¿Esto qué quiere decir? Pues que antes los empresarios teníamos la posibilidad de absorber una clientela potencial general del norte de Marruecos en torno a las 450.000 personas, y ahora se reduce a aquellos que cuenten con visado", aclara el secretario general de la CECE. Los empresarios quieren saber "el número de visados que se están emitiendo", cifras que continúan sin obtener, "bien sea porque no disponen de ella o porque no se molestan en calcularla".



Enrique Serrano es el regente de Ádama Woman, que resiste desde 2019 / FOTO G.S


Por otro lado, fuentes policiales consultadas por este diario han informado de que durante los meses de junio y julio del pasado 2022 se emitieron 5.000 visados, mientras los mismos meses de este 2023 el número ha ascendido a los 15.000. Para más inri, los marroquíes con visado o contrato de trabajo y, por tanto, con posibilidad de acceder a Ceuta, se encuentran con la limitación regulada por el Régimen de Viajeros. Según esta, no está permitido cruzar la frontera con compras superiores a los 2.000 dirhams, el equivalente a 200 euros. Garantiza Parrado que "ese régimen no se está cumpliendo por parte de Marruecos".

"El movimiento en el comercio es bueno para todos. Ceuta es un sitio muy bonito pero si sigue así es muy difícil"

"La gente se ve obligada a ponerse los calcetines o la chaqueta que acaban de comprar para pasar a Marruecos. Unos pasan y otros no. Hay un funcionamiento cuanto menos irregular", declara éste, defendiendo que la policía marroquí "registra y requisa" pese a no exceder el límite oficial de 2.000 dirhams. Las fuentes policiales consultadas confirman que esta situación se produce, aunque mantienen al margen a la Guardia Civil española. Matizan también que hay excepciones a la norma, por ejemplo, "no puedes llevarte 20 camisas de 10 euros aunque el total sume 200 euros, porque se considera que te lo llevas para venderlo en el otro país. También lo requisan si es aceite, huevo, leche, dulces caseros... por temas de sanidad".

No basta con el turismo peninsular

La encargada de `Noor´ solo espera que busquen una solución: "Estamos sufriendo mucho. No solo nosotros, sino también los grandes comercios, que tienen muchos gastos y trabajadores. Mira... El movimiento en el comercio es bueno para todos. Ceuta es un sitio muy bonito pero si sigue así es muy difícil".



1.204 locales cerraron en Ceuta entre 2020 y 2021 / FOTO E.P


Para la Confederación de Empresarios de Ceuta este problema amenaza al objetivo fundamental de la misma, el fomento de la actividad privada: "Las empresas necesitan una respuesta ya. La caída de ventas es una realidad, y el cierre de negocios, lo que se traduce en que todas las personas que quedan en paro aspiren solo al sector público, la mitad del PIB de la ciudad".

"Nos está afectando a todos, el cierre fronterizo y las circunstancias económicas en la ciudad. No son tiempos amables para el comerciante"

Y la solución debe ser política, como sucede con "todo lo económico". La ayuda más inmediata para "el pequeño comercio que está sufriendo" sería el "apoyo de la administración". Lo segundo, "que las medidas políticas de la Ciudad tengan fruto lo antes posible". Se refiere este a las políticas orientadas a la atracción del turismo de la península o de otros países a través de los cruceros, "pero es lenta". "Desgraciadamente", se resigna Parrado, "desde Ceuta no tienen competencia ni la capacidad de negociar ni tener una interlocución con Marruecos. Algo se nos escapa".





Debido a que las relaciones internacionales son competencia del gobierno Central o de instancias mayores, como la Unión Europea, aspira éste a una "representación de Ceuta en Bruselas". "Así Ceuta sería capaz de informarse de primera mano de lo que ocurre y de trasladar nuestras necesidades y problemáticas para que estuvieran presentes a la hora de negociar internacionalmente", propone.



Las grandes superficies también se están viendo afectadas / FOTO E.P


Destaca también que llevan un tiempo tratando de fomentar las empresas tecnológicas, "pero eso llega hasta donde llega": "Evidentemente ayuda. Un cubo de agua contribuye, pero son 30.000 cubos los que acaban con el incendio". Mientras se buscan soluciones políticas, los pequeños comerciantes "se mantienen". Es el caso de Enrique, Mushra, Adil, Dilip o Safuan, cuyo proyecto es "seguir adelante", "aguantar lo máximo que se pueda". En el camino, "hay gente que no está pudiendo resistir".

Concluye uno de ellos, concretamente Enrique, aunque no importe tanto su identidad como la realidad estructural y compartida que refleja con sus palabras: "Lo mejor que podemos hacer es replegarnos y mantener lo que tenemos. Creo que si sabemos mantenernos quizás en un futuro podamos aspirar a abrir nuevos proyectos. Nos está afectando a todos, el cierre fronterizo y las circunstancias económicas en la ciudad. No son tiempos amables para el comerciante".

12 visualizaciones0 comentarios
bottom of page