top of page
  • CECE

La frontera y la aduana comercial, dos grandes incógnitas para los empresarios


“Ahora mismo no sabemos absolutamente nada”. Esta ha sido la afirmación del secretario general de la Confederación de Empresarios de Ceuta (CECE), Juan Manuel Parrado Sobrino, sobre el futuro de la frontera y la aduana comercial.


“Sobre la frontera tenemos pocas referencias” y en cuanto a la aduana comercial ha señalado que siendo un asunto que “se escapa de las competencia de la ciudad” al tratarse de un tema entre España y Marruecos, a los empresarios no les queda otra que seguir atentos a los resultados de las negociaciones y a los informes del Gobierno en esta materia.


Sin embargo, ha hecho mención a los “anuncios inminentes de apertura que no se han cumplido” y a las pruebas de funcionamiento, “que ya llevamos hasta tres que no nos ha llevado a ninguna conclusión”.


Estas son incógnitas que los coloca de manos atadas. “No podemos saber nada hasta el que Gobierno nos traslade más información”, ha recalcado.


No obstante, las certezas que sí tienen en la Confederación de Empresarios de Ceuta tienen que ver con las consecuencias de estas preguntas sin respuestas y que el sector comercio necesita de un impulso por parte de la Ciudad, “necesita de un apoyo económico”. Insiste en “una reconversión del sector”.


Adicionalmente considera importantes políticas turísticas “contundentes”, que permitan cambiar el sistema que se tenía antes por uno nuevo con visitantes procedentes de la Península, “y para ello se necesita un plan estratégico de turismo que sea realista y que ponga en un periodo de tiempo unos objetivo que alcanzar, para poder paliar esto”.


A corto plazo Parrado Sobrino recuerda que la Confederación de Empresarios de Ceuta ha solicitado a la ciudad otras medidas más inmediatas más inmediatas para poder paliar los efectos negativos, “como por ejemplo la bajada del IPSI, ayudas puntuales económicas a los comercios en apuros”.


Precisamente la CECE se encuentra inmersa en esa lucha que permita que el sector comercial de la ciudad, “que es un sector privado empresarial importante, sufra lo menos posible y logre remontar cuando antes”.


Una situación "bastante preocupante"


Haciendo una radiografía de la economía de la ciudad, pero refiriéndose más específicamente al comercio, Parrado Sobrino se refiere una situación “bastante preocupante”.


Indica que el cierre de la frontera tuvo un efecto negativo muy profundo. “Por una parte hubo una clientela que teníamos consolidada y que ha dejado de acudir a Ceuta, y por otra parte lo que lo ha sustituido que es el sistema de visados y la colocación del régimen de viajeros está en una especie de incógnita en cuanto a los beneficios que nos puede aportar”.


Al respecto ha explicado que no está claro el número de visados, mientras que el régimen de viajeros “se está aplicando de manera irregular cuando no hay una inaplicación directamente”.


Previsiones para los próximos meses


A pesar de un panorama que no resulta alentador, el secretario general de la Confederación de Empresarios de Ceuta quiere mantenerse optimista. “Nosotros confiamos en la capacidad que tiene el empresario de Ceuta de reponerse a las dificultades”.


Sin embargo, reconoce que esa capacidad tiene un límite. “Sin ayuda es evidente que no se puede sobrevivir y hasta que la situación económica mejore creemos que es importante que la administración apoye económicamente a los comercios en crisis”.


En un escenario en el que se diera luz verde inmediata a las propuestas que tiene la Confederación, “el primer paso que debe tomar es una línea de ayuda económica directa a aquellos comercios locales que se encuentran en dificultades, como el compromiso del mantenimiento del empleo”.


La meta es la recuperación del sector comercial hasta las cifras prepandemia o las cifras previas al cierre fronterizo. “Nosotros creemos que este tema es fundamental, esa ayuda económica a los comercios que lo están pasando mal, ese es el primer paso que se debería dar”.


"Un panorama de incertidumbre"


Yendo un poco más allá con las proyecciones para el 2024, Parrado Sobrino dice que lo que se plantean es “un panorama de incertidumbre”, entendiendo que existen factores que se les escapan de las manos a los empresarios, al sector privado, “que dependen mucho tanto de decisiones internacionales como de negociaciones bilaterales entre ambos países y también de decisiones políticas, económicas y comerciales por parte de la administración”.


Guardan al esperanza de que el sector económico y comercial repunten. Pero deja claro que sin la ayuda a la que se refieren “va a ser bastante difícil que eso ocurra”.


Aún así, a pesar las preguntas sin respuestas que pudieran impedir ese avance necesario a una recuperación, deja claro que “somos optimistas sobre la evolución” y no se atreven a establecer plazos de aguante, sino más bien trabajar cada día para que la situación de nuestros empresarios vayan mejorando”.

6 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page